www.lacalledeltoro.com

VALENCIA

Benavent, bravura y esplendor en Quatretonda

Con 32 años de historia, esta divisa, con procedencia de Nadal Mas, es una de las más solicitadas para los festejos populares de la Comunidad Valenciana

Vicente Benavent
Vicente Benavent
Fotos: Molina

La aventura de ser ganadero de Vicente Benavent comenzó cuando apenas tenía 17 años. Sin antecedentes ganaderos en la familia, este valenciano convenció a su padre de tan arriesgada apuesta y aquel verano de 1982, conoció más a fondo el oficio de la mano de los Machancoses, viejos conocidos de su padre, gran aficionado de Quatretonda. Poco tiempo después, en enero de 1983 adquirió sus primeras vacas al mismo Machancoses. "Di mis primeros pasos como ganadero junto a mi hermano. Apenas nos conocían y fue muy duro". Pero el empeño y afición de los hermanos Benavent hicieron que siguieran adelante y tras comprar ganado a Ramón Santaeulalia 'Mariano' de Albuixech, en 1988, y a Vicente Picó de Ondara en 1992, llegó lo que cambiaría el rumbo de los ganaderos, la adquisición de la ganadería de Nadal Mas, de Ondara, el año 2002, una de las más afamadas de las que han existido. "A partir de ahí dimos un salto importante. Comenzamos a ganar concursos como el de Puçol, la Vall d'Uixó, Onda, Borriol, Vilafamés, Santa Bárbara, Alcanar, Montserrat. Desde entonces todo ha ido en ascenso hasta llegar a este momento tan bueno que atraviesa la ganadería", afirma Vicente Benavent.

DE VIAJERA A ESCOPETILLA

El éxito llegaría gracias a las grandes tardes que han cuajado vacas legendarias y de renombre como Viajera, conocida de sobra por los aficionados más entendidos. Sin duda, la mejor vaca de esta ganadería, que Vicente recuerda con gran cariño: "Tengo su cabeza disecada en el salón de la ganadería. Era un espectáculo verla, tenía un conocimiento casi humano, era muy lista y sobre todo muy trabajadora, nunca fallaba". Hija de la vaca Corredora y del toro Campanero, nació en la finca de Vicente en su primer año como ganadero. Viajera fue sacrificada en 2002 por aquella tuberculosis que arrasó con gran parte de las ganaderías autóctonas. Después vinieron otras como Mejicana o Religiosa, hasta llegar a las actuales Niebla, Candelaria, Culebra, Fusilera o Valenciana, esta última todavía sigue rayando a un gran nivel a sus 18 años. A ellas hay que sumar un importante plantel de jóvenes promesas como Escopetilla, premiada como la mejor vaca de la recién terminada Pascua de Onda; Airosa, que con tres años ya augura un gran futuro y, sobre todo, Buena, una de las mejores del momento. Aunque el fuerte de esta divisa son las vacas, también es de justicia recordar toros de la talla de Pescador o Nervioso.

A 1,5 kilómetros de Quatretonda se encuentra la finca de 80 hanegadas en la que pasta esta vacada, dividida en nueve cercados donde se clasifica el ganado por edad y sexo. En total, 395 cabezas de ganado más las 82 crías de este año que están recién nacidas. Vicente es un hombre que vive por y para la ganadería desde hace 32 años. Hace cinco que la gestiona en solitario tras fallecer su hermano Antonio, disfrutando de las mieles de un éxito, trabajado con afición, constancia y esfuerzo durante tres décadas.
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti