www.lacalledeltoro.com

El Quiebro

Por Ramón Bellver 'El Blanco'
Por Ramón Bellver "El Blanco"

Ave Fénix

Simón Gómez, de Museros, y Edu, de Puçol, son dos ejemplos de superación que han resurgido de sus cenizas. Ambos vuelven a jugarse la vida delante de los toros tras varios meses en el dique seco. De ovación sincera lo de estos dos toreros de la calle.

Al igual que pasa en el mundo del toreo, donde figuras como el maestro Padilla o David Mora resurgen de las cenizas para dar tardes de gloria, en nuestro mundo de la calle también tenemos ejemplos de superación que, salvando las distancias, también nos brindan actuaciones para el recuerdo.

Simón Gómez, de Museros. Llegó al concurso de recortes de estas pasadas Fallas en Valencia de tapado. Todos le daban la bienvenida pero nadie apostaba por él. Su mérito, venir ya totalmente recuperado de una larga lesión de rodilla que lo tuvo en el dique seco y con fuerza y valor necesario para triunfar. Y vaya si lo hizo. Convencido de sí mismo acabó siendo campeón del certamen como ya lo hizo años atrás. Resurgió de sus cenizas cual Ave Fénix.

En otro ámbito popular, en las calles, vemos últimamente volar a un halcón que otra grave lesión, esta vez de un pie -una de sus alas- le ha impedido hacer lo que más le gusta. Edu, de Puçol, con la modestia que le caracteriza, sin hacer mucho ruido, vuelve a volar por la cara de los toros. Recupera su sitio y lo demostró sobretodo en El Puig frente a un bravo toro de Los Azores. Resurgió cual Ave Fénix.

Es de admirar lo de estos hombres. Cualquiera se viene abajo con una lesión de ese tipo, tan largas y de tan difícil solución. Pero ellos, con raza torera y contra todo pronóstico médico, vuelven a deleitarnos con su arte. Su condición de recortadores seguro que les ha ayudado a recuperarse y a venirse arriba en los momentos difíciles, y por ello, en agradecimiento a este mundo taurino, vuelven a jugarse la vida delante de los toros. De ovación sincera lo de estos toreros de la calle. Ojo, que no es fácil estar sin tocar pelo durante tanto tiempo y volver con ese valor y tenacidad a la cara del toro.

Aplausos para estos dos fenómenos, ejemplos de superación, que resurgen de sus cenizas, cual Ave Fénix.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti