www.lacalledeltoro.com

El Quiebro

Por Ramón Bellver
Por Ramón Bellver "El Blanco"

Falta de respeto

La fiesta del toro en la calle juega un papel importante en el mundo taurino, tanto a nivel económico como cultural. Maltratándola no se consigue nada y hay que poner todos de nuestra parte para remar en una misma dirección. Solo se pide un poco de respeto por parte de los ganaderos.

La pasada temporada ha sido nefasta en cuanto a un alto porcentaje de toros lidiados en nuestras calles con defectos y lesiones graves.

Era de esperar. Ya no hay un exceso de toros en el campo como años atrás y los ganaderos te venden lo que tienen. Lo que no tiene ninguna posibilidad de lidia en ninguna corrida. Animales reparados de la vista, cojos, enfermos e incluso descordados. Por no hablar de los que se torean a puerta cerrada, lo cual merece un capítulo aparte. Es entendible en cierta manera porque no hay otra cosa. El problema es el precio que se paga por ellos y que el ganadero intente omitir el pequeño detalle de que el toro que te ofrece esconde un regalo que sólo se verá en el momento de su lidia. Existen miles de argucias para ello. Los hombres de campo, sobre todo los mayorales, son auténticos especialistas en la materia. Una estafa en toda regla, ya que te venden el toro como limpio y sano y luego es todo lo contrario.

Otra cosa es que se sepa que tiene defecto y se llegue a un acuerdo en el precio. En ese caso nada que reprochar. De toda la vida se han soltado toros con defecto que no les han impedido correr y embestir con normalidad. Pero siempre con un arreglo en el precio y siendo un defecto menos grave.

Yo entiendo que a algunos les moleste la visita de 20 tíos montados en una furgoneta a modo de Jurassic Park y que jueguen a ser veterinarios e incluso le intenten decir al mayoral cómo hacer su faena. Hay que saber estar. Estamos en su casa y a nadie le gusta que le digan lo que tiene que hacer en su territorio. Pero claro, luego a la hora de coger los billetes ya no les desagrada tanto. Y todo viene dado porque hay una desconfianza general de que te la están pegando y más después de ver casos como los de esta pasada campaña.

Ellos se escudan en que tenemos que ir a ver cómo se cargan los toros para ver si hay algo que no cuadra y poder sustituir el animal, lo cual ya te deja con algo de desconfianza. ¿Por qué, qué pasa? ¿Lo vemos nosotros y ellos no? ¿Si se lastima a la hora del embarque no se puede llamar por teléfono? Hoy en día todo el mundo tiene móvil y posibilidad de enviar fotos o vídeos. Los toros se pelean en el campo o se pueden lesionar a poco tiempo de que se tenga que embarcar, no cuesta nada avisar, y siendo un problema para ambas partes, se puede minimizar el desastre. Porque no es agradable para nadie ver un toro mermado por las calles. Es un espectáculo lamentable y además pone en riesgo la vida del que se pone delante a la puerta del cajón creyendo que el toro que va a salir está limpio. Al cual nadie le obliga, pero que sin él seguramente esta fiesta no tendría tanta emoción. Se merecen un respeto.

Por lo que sé, se están tomando medidas por parte de la UTCV para evitar o minimizar estas situaciones. Por lo menos que sepan que estamos al tanto, que no todo sirve. Este año ya ha habido un caso en el que un toro volvió a la finca y se abonó la totalidad del dinero que había costado. Por supuesto el mal ya estaba hecho, pero por lo menos no se perdió un dineral. Claro está que para que esto se produzca se tiene que dar una buena voluntad de colaboración entre las partes y la peña o comisión debe tomar la difícil decisión de no soltar el toro, y esto no es lo normal. Pero ya se ha creado un precedente y eso es muy importante.

La fiesta del toro en la calle juega un papel importante en el mundo taurino, tanto a nivel económico como cultural. Maltratándola no se consigue nada y hay que poner todos de nuestra parte para remar en una misma dirección. Solo se pide un poco de respeto por parte de los ganaderos, cuesta mucho esfuerzo juntar una cantidad de dinero durante el año y se juega con la ilusión y afición de un pueblo entero para que luego te engañen. Pero me reitero en que nosotros también tenemos que ser serios. Respeta y serás respetado.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti